¿Cuánto nos va a costar el coronavirus?

¿Cuánto nos va a costar el coronavirus?

Hoy por hoy es prácticamente imposible saber con exactitud el costo que tendrá el coronavirus en México, especialmente en materia de vidas humanes, además del impacto económico negativo en las empresas y en la actividad de las personas. Ciertamente hay coincidencia de que el costo será muy significativo. No obstante, sí podemos estimar un orden de magnitud aproximado si consideramos una variable marco, como es el PIB, es decir, la producción anual de bienes y servicios generada año con año:

En el caso del PIB, según el escenario optimista de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público plasmado en los documentos aprobados por el Congreso de la Unión para el Presupuesto 2020 (PEF 2020), en 2020 se esperaba alcanzar un monto de 26.2 billones de pesos (¡con doce ceros!), bajo la premisa de un crecimiento real de 2.0%. Sin embargo, desde enero pasado dichas proyecciones se consideraban ya optimistas.

En contraste, en lo que va del año, algunas instituciones financieras han modificado ya sus cálculos (incluyendo al propio Banco de México) y han estimado una tasa de crecimiento anual de -2.0% y, la más extrema de -5.5%, considerando no sólo la incertidumbre generada por las (des)políticas públicas de la presente administración, si no también, de manera fundamental, por el impacto del coronavirus y la suspensión parcial de la actividad económica del país.

Una tasa negativa de -2.0% significaría que el PIB perdería alrededor de 500 mil millones de pesos (¡nueve ceros!) con relación al 2019, la descender a un nivel de aproximadamente 25.0 billones de pesos. En el caso de una tasa de -4.0%, supone una pérdida de 1 billón de pesos, es decir, descendería a poco más de 24.0 billones de pesos. Con -5.5%, serian entonces 1.4 billones.

Por cada punto menos de PIB, perdemos aproximadamente 250 mil millones de pesos considerando como referente a la producción de bienes y servicios alcanzada el año pasado. El descenso esperado y no deseado no será gradual, si no brutal, pues seguramente en el primer y segundo trimestre del año tendremos tasas negativas muy superiores a las anteriores, pudiendo incluso llegar a dos dígitos…

Alonso de Gortari es Economista por la Universidad Nacional Autónoma de México y Maestro en Economía por la Universidad de Cambridge. Es experto en Asuntos Públicos e Internacionales, Comercio Exterior e Inversión. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *