Más allá de entender a las audiencias, hay que respetarlas

Más allá de entender a las audiencias, hay que respetarlas

Es común que en el ámbito de la consultoría, lo que se dice tiene más peso que el medio por el cual se hace. No obstante, el medio por el que se transmite la información, también es un importante componente del mensaje que se quiere posicionar, especialmente porque éste está vinculado con cómo las audiencias perciben la información y qué tanto creen en ella. Ya lo diría antes la famosa frase de Marshall McLuhan “el medio es el mensaje”.

Y es que, aunque el estudio de las audiencias desde el filtro comercial es común y necesario, no debe olvidarse que conocer al público al que nos dirigimos significa también conocer y respetar sus derechos. En este sentido, pensar en el medio que transmitirá la información que deseamos, es un elemento fundamental que debe considerar el consultor no solo en cuestión de impacto, sino también de credibilidad y respeto.

Legalmente, todo concesionario de radio y televisión está sujeto a principios rectores que deben guiar los contenidos que brindan a sus audiencias, y aunque la inclusión y el respeto de los lineamientos generales sobre derechos de las audiencias aún es un reto, es recomendable que el consultor en comunicación no pierda de vista esta necesidad.

Asi bien, evaluar al medio por el que trasmitimos nuestros contenidos, es parte del mensaje que queremos posicionar. Un medio que no respeta los principios de los derechos de las audiencias, será muy probablemente, un medio con poca credibilidad.

¿Cuáles son los derechos de las audiencias?

De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones, son algunos derechos de las audiencias del Servicio de Radiodifusión y del Servicio de Televisión, los siguientes:

  1. El respeto de los derechos humanos.
  2. El interés superjor de la niñez y la igualdad de género.
  3. Recibir contenidos libres de discriminación.
  4. Recibir advertencias sobre contenidos que puedan perjudicar el libre desarrollo de la personalidad de niñas, niños y adolescentes.
  5. Recibir información con veracidad y oportunidad.
  6. Que se diferencie con claridad la información noticiosa de la opinión de quien la presenta.

Y entonces ¿qué podemos hacer desde la consultoría?

Algunas preguntas que se pueden realizar cuando se busca el medio idóneo para el posicionamiento de un contenido son las siguientes:

  1. ¿A qué audiencia me dirijo y cuáles son sus necesidades?
  2. ¿Cuál es la imagen y aceptación general del medio en el cual quiero transmitir?
  3. ¿El medio respeta o cumple con los lineamientos para garantizar los derechos de las audiencias?
  4. Si el medio no brinda o no cumple con todos los elementos para satisfacer estos derechos, ¿puedo brindarle los elementos necesarios para que mi contenido sea satisfactorio y respetuoso?
  5. ¿El contenido que quiero posicionar está en línea con los derechos de la audiencia?
  6. ¿El contenido a posicionar se apega además a los valores y código de ética de mi empresa?

Conocer el compromiso que tiene el medio donde queremos posicionar nuestra información con las audiencias, será útil para tener un mejor impacto y percepción social. Además de que, desde la consultoría, contemplar la creación de contenidos que integren estos temas, permite contribuir con la consolidación de medios más responsables y empresas preocupadas por el respeto a los derechos.

JustLabs

Diana Higareda es Licenciada en Periodismo y Medios de Información del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey campus Ciudad de México. Además, es Especialista en Relaciones Públicas, Investigación y Análisis de Datos