México no podrá aprovechar la guerra comercial a largo plazo

México no podrá aprovechar la guerra comercial a largo plazo

Publicado en Fortuna y Poder

México es uno de los pocos países relativamente beneficiados por la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Sin embargo, dichos beneficios no durarán mucho.

Según Alonso de Gortari Rabiela, consultor asociado de la firma de comunicación y relaciones públicas PRoa, la economía mexicana ha aprovechado los huecos comerciales dejados por las tensiones entre China y Estados Unidos, sobre todo en el sector agrícola y el de la maquinaria.

A pesar de ello, México tendrá que modificar su plan de juego si quiere aprovechar los frutos de una mayor participación de sus exportaciones en el mercado estadounidense.


Obviamente es una ganancia que no va a ser, estructuralmente, de largo plazo. A final de cuentas, las guerras comerciales son períodos relativamente cortos de tiempo, y después se trasladan a otros sectores, comentó De Gortari Rabiela en entrevista para Fortuna & Poder.


A lo anterior se añade que incluso si México saca provecho de la guerra comercial, su participación en el mercado estadounidense será menor debido a una contracción de su economía, sobre todo en el sector manufacturero.

A pesar de que la economía de EU continúa en un período de expansión y optimismo en general, las manufacturas llevan meses en contracción, registrando algunas de sus cifras más bajas en más de un período presidencial.

Del total de exportaciones mexicanas, más del 80% son enviadas a Estados Unidos. De estas, casi el 90% provienen del sector manufacturero, y de estas últimas, más de una tercera parte son automotrices.

Es decir, si México quiere una participación más fuerte en la economía estadounidense (y global) post-guerra comercial, tendrá que actualizar su sector manufacturero y, de preferencia, virar su economía hacia los servicios.


 México, a pesar de que hoy tiene asegurado ese lugar dentro de la producción manufacturera mundial […] resulta que es un sector que eventualmente va a tender a la caída, y que además tiene grandes retos. Estoy pensando no solamente en la automatización de procesos, sino en la manufactura de autos eléctricos, apuntó el consultor y también ex-funcionario de ProMéxico y de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).


Otro de los flancos débiles del país es su indisposición para aprovechar la amplitud de acuerdos comerciales de los que forma parte. Es cómodo tener a la economía más grande del mundo “en el patio trasero”. No obstante, México no puede depender sólo de sus exportaciones a Estados Unidos.


No hemos aprovechado ese acceso preferencial […] En situaciones en las que tenemos una perspectiva de menor crecimiento es cuando mayor acción de políticas públicas relacionadas a la promoción del comercio tenemos que hacer. Yo no lo veo en el panorama, fuera de las declaraciones, apuntó Alonso de Gortari.


SRE, sin recursos para reemplazar a ProMéxico

Para que México pueda aprovechar el “acceso preferencial” disponible a través de tratados comerciales, tendría que contar con organismos de promoción comercial en los países con los que mantiene acuerdos bilaterales o multilaterales. Sin embargo, ya no es el caso.

Con la llegada de la administración lopezobradorista, el organismo encargado de promover productos y empresas mexicanas en el extranjero -ProMéxico- fue eliminado. Sus 46 oficinas en todo el planeta cerraron, y sus funciones fueron transferidas a la SRE.

La dependencia, no obstante, cuenta con pocas herramientas al momento para cubrir efectivamente las funciones de ProMéxico.


El tema es que Relaciones Exteriores tiene funcionarios muy competentes, pero la parte comercial, no tiene funcionarios ad hoc, y tampoco se le está dotando de nuevos recursos, ni humanos ni materiales. La promoción no funciona con declaraciones, apuntó el consultor y ex-funcionario tanto de ProMéxico como de la SRE.


De acuerdo con Alonso de Gortari, la administración en turno requiere de una “política ex profeso” para sacar provecho a la multiplicidad de conexiones comerciales que México ha establecido. Por el momento, sin embargo, hay pocas señales “fuera de las declaraciones” de que el gobierno esté canalizando recursos tanto materiales como humanos para hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *