Políticas públicas y comunicación del gobierno de México en materia de género

Políticas públicas y comunicación del gobierno de México en materia de género
Photo by Daniela Martinez on Unsplash

El gobierno que encabeza el presidente de Andrés Manuel López Obrador emplea un modelo de comunicación en materia de género que se centra en dos grandes vías. 

Por un lado, se encuentra el Plan Nacional de Desarrollo (PND) –el cual, mediante ejes generales, inserta la problemática de género e inclusión– prevé la realización de campañas que involucren a las distintas ramas y dependiencias del gobierno federal en pos del empoderamiento de las mujeres en distintos ámbitos, así como para atender los rezagos y la problemática de género, así como en la disminución de feminicidios. 

En segundo lugar, estarían las conferencias de prensa “mañaneras”, en donde principalmente el propio Presidente de la República ha sido quien ha actuado como vocero del tema, al considerarlo un asunto no menor en lo que concierne a la difusión del ideario de igualdad y fraternidad social que promueve la denominada Cuarta Transformación. Al respecto, es él mismo quien busca desmentir los señalamientos que, críticos sobre el actuar de su gobierno en materia de género, recibe de distintos sectores, colectivos y organizaciones sociales. 

También en la “mañanera” participa, de manera mensual, la Directora de INMUJERES a sus conferencias, para informar sobre las acciones que ha emprendido el gobierno federal en los siguientes rubros: 

  • Impulso del programa Proigualdad, una iniciativa que no había sido considerada con especificidad en los gobiernos anteriores.
  • Incorporación de estrategias interinstitucionales dependientes del Poder Ejecutivo Federal; homologar la identidad refuerza los mensajes.
  • Planteamiento de una serie de objetivos en un plazo determinado con acciones puntuales; acompañar las estrategias con la asignación de responsabilidades y objetivos a las instituciones correspondientes, representa un avance a los procesos organizativos. 
  • Despliegue de operativos especiales y mesas para la construcción de paz en los municipios con mayor incidencia delictiva. 

Todavía queda camino por recorrer… 

El modelo comunicativo anteriormente descrito, se debe a una realidad compleja, tal y como muestran las estadísticas generadas por organismos oficiales. Así, tan sólo de enero a noviembre de 2021 en México fueron asesinadas 3 mil 462 mujeres, un promedio de 10 al día. Al cierre del 2021, en diciembre, hubo un total de 79 feminicidios. Del total de mexicanas asesinadas, 2 mil 540 fueron víctimas de homicidio doloso, mientras que 922 sufrieron feminicidio por razón de su género, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Por ello, aunque se implementen continuamente campañas de comunicación, se incorporen funcionarias en distintos puestos de alta responsabilidad en su gabiente, o se informe mensualmente sobre el tema en las “conferencias mañaneras”, es sumamente necesario que este modelo de comunicación pueda continuar evolucionando hacia un nuevo nivel en donde gobernanza y concertación ente gobierno y actores de la sociedad civil puedan construir de la mano para revertir tan alarmantes cifras. 

Lo anterior permitirá la generación de las políticas públicas más adecuadas para poner freno a esta situación, sobre todo, generar mayor respaldo y, por ende, legitimidad política para confrontar a un enemigo común de todos los mexicanos, como es la desigualdad y la violencia de género. También debe poder haber espacio para reflexionar sobre algunas decisiones recientemente adoptadas, como la derogación de programas relacionados con las Estancias Infantiles o las Escuelas de Tiempo Completo, al tener una enorme repercusión sobre el colectivo femenino de nuestro páis.  

De esta manera, el Gobierno de México podría trabajar en los siguientes cuatro ejes:  

  • Apostar por una coordinación intergubernamental en materia de género, así como en la generación de mayorías legislativas para seguir generando un marco legislativo favorable a los objetivos a los que, en materia de género, aspira un país como es el México moderno. 
  • Reforzar al Programa Proigualdad, con planes, programas y proyectos con especialización y focalización en género. 
  • Velar por la cultura de la prevención. Capacitar y concientizar a los funcionarios públicos de todos los ámbitos, de una forma constante y, sobre todo, permanente. 
  • Ampliar el discurso y construir una narrativa que continúe elevando y visibilizando a las cuestiones de género dentro de la agenda gubernamental. Esta narrativa, como se ha comentado, resultará beneficiosa en tanto en cuanto esté enfocada en la construcción de puentes y conciertos con la sociedad civil mexicana y otras fuerzas políticas. 

Las acciones de gobierno son fundamentales para construir un México más seguro para todas las mujeres. Hay un camino recorrido y, el que sigue en adelante, se beneficiará de una comunicación que busque concertar esfuerzos para erradicar una de la peores lacrás del México del Siglo XXI. 


Referencias Bibliográficas: 


Por PRoacción con inclusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *